martes, 1 de mayo de 2012

Algo de Yin-Yang

No importaba el esfuerzo que le pusiéramos nosotros a alejarnos, el destino se empeñaba en que, a pesar del incomprensible odio que sentíamos el uno por el otro, estubieramos siempre juntos. Si nos encerraran en una habitación dejándonos a solas peleariamos hasta acabar ambos destrozados en el suelo. Londres sería en este caso nuestra habitación cerrada.

¿Que probavilidades había de que dos seres se encontraran en una ciudad tan grande como esta? Siendo nosotros, era imposible impedirlo; una atracción inexplicable y una obsesión por destruirnos mutuamente hizo que cruzaramos hace ya mucho tiempo la linea que separaba el infinito cariño y amor que había entre nosotros por una ira y un odio que, ya nisiquiera recuerdo de dónde venía.

Me ordenaron encontrar un antiguo objeto robado, asi que volé a Londres, donde se encontraba dicho objeto, con el un pasaporte falso en el que aparecía mi nuevo nombre; Alexandra, bailarina profesional de ballet.

No habian pasado más de tres días cuando lo encontré por primera vez... Tenía un cuerpo distinto...había crecido desde esa última vez que nos vimos, de alguna forma era diferente, pero su mirada de desprecio hacia a mi no había cambiado. Esos ojos claros eran tan crueles conmigo como yo lo era con ellos.

A veces había momentos en los que creía rozar de nuevo la linea, pero no pasaban apenas un par de minutos cuando volvía a caer en el odio....

Podríamos habernos quedado allí, uno frente al otro en las aceras opuestas de la calle, mirándonos fijamente con amargura durante horas...ya lo habíamos hecho otras veces, pero la chica inglesa que iba colgada de su brazo tiró de él reclamando atención. Aprobeché el momento para darme la vuelta y marcharme al hotel.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Reco-Rol © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates